Cómo actuar ante una crisis alimentaria

LLYC
por
24 octubre 2012

«En esta época de cambios, en la que el consumidor ha pasado de ‘comer’ a ‘alimentarse’, el sector alimentario no puede conformarse con tener sólo contentos a sus accionistas e inversores, ya que éstos no son los únicos que tienen acceso al entorno 2.0, a Internet y a las redes sociales que, en manos de todos los públicos, actúan como catalizadores capaces de desencadenar una reacción vírica que puede tirar por tierra y hasta enterrar la buena imagen de cualquier producto, marca o compañía. Ante este escenario de potenciales riesgos en los universos online y offline, la industria alimentaria no tiene más remedio que adaptarse a una transformación a la hora de comunicar qué hace, cómo lo hace, con quién lo hace, cuándo lo hace, dónde lo hace y por qué lo hace. Y hacerlo, además, antes -para prevenir-, durante y después de identificar fisuras en su reputación o directamente alertas o crisis alimentarias».

El reportaje, publicado en las páginas 8 y 9 de la revista digital Alimentación y gran consumo del diario El Economista, continúa aportando recomendaciones para gestionar una alerta o crisis alimentaria, basándose en el contenido del informe especial «Gestión de la reputación y alertas alimentarias» de d+i LLORENTE & CUENCA.

Accede al contenido

Informe anual LLYC 2018

Descubre Revista UNO 32

Consumidores y marcas: una nueva era

Accede al nuevo informe de ideas

Los 100 días de piñera

Queremos colaborar contigo.

¿Buscas ayuda para gestionar un desafío?

¿Quieres trabajar con nosotros?

¿Quieres que participemos en tu próximo evento?